escudo del municipio seboruco estado tachira
ÁLVARO VITTO PERNÍA

Escudo del Municipio seboruco

Es obra del destacado pintor Seboruquense Álvaro Vitto Pernía, quien plasma, en forma elocuente lo más significativo de nuestro Municipio, desde el punto de vista histórico, económico y cultural. La simbolización podemos expresarla así: Es un escudo dividido en cuatro (4) cuarteles paralelos y un en semicírculo convexo inferior. Apuntan, en forma señera, en parte superior externa, las cúpulas de las originales tres torres de la Iglesia Parroquial oteando el horizonte y límite de la fe Católica, grandemente mayoritaria de la población Seboruquence.

En el cuartel superior derecho del escudo: Cielo y tierra concurren para mostrar, el primero, una paloma que en vuelo majestuoso y como símbolo de paz, es mensajera de amor y confraternidad universales. La segunda, cómo, al calor del hogar en la vecindad de pintoresca y alegre casa campestre, donde su mujer y sus hijos proyectan hábitos de entusiasmo y esperanza, un labriego abre en surcos el suelo generoso para plantar allí la semilla que habrá de germinar y convertirse luego en el pan cotidiano al influjo poderoso del trabajo y del sudor que significan.En el cuartel superior derecho del escudo, cielo y tierra concurren para mostrar, el primero, una paloma que en vuelo majestuoso y como símbolo de paz, es mensajera de amor y confraternidad universales. La segunda, cómo, al calor del hogar en la vecindad de pintoresca y alegre casa campestre, donde su mujer y sus hijos proyectan hábitos de entusiasmo y esperanza, un labriego abre en surcos el suelo generoso para plantar allí la semilla que habrá de germinar y convertirse luego en el pan cotidiano al influjo poderoso del trabajo y del sudor que significan.

En el cuartel superior izquierdo: En suelo de particular característica, está la piedra porosa milenaria, de especial configuración puntiaguda, que cubre gran parte del territorio regional y da origen etimológico al topónimo de nuestro QUERIDO SEBORUCO; así, esta palabra, según opinión de etimologistas, entre los cuales se encuentra el insigne seboruquence Dr. Antonio Rómulo Costa, proviene de la expresión ciba o sibaroco, de idioma aborigen antillano Taino Arawuaka, que se descompone en ciba o siba, equivalente a piedra, «ro», querer y «co» suelo, la cual se traduce en «Suelo que quiere o ama a las piedras», esto es, pedregal o seborucal de esto se refiere que la palabra SEBORUCO (resultado último de la evolución de la estructura original), con la cual se bautizo nuestro Municipio, significa pedregal, seborucal o bien, «suelo o lugar de piedra porosa». A la izquierda, el fuerte, aguerrido y avasallante Indio, de los Cibarocos, Siborucos o Seborucos; éstos descendientes de etnias inmigrantes, fueron los habitantes comunes precolombinos de estas tierras de pedregales o seborucales, por lo que, precisamente, confirmaron tal denominación, además de distinguirse por la habilidad en la talla de seboruco o piedras, lo cual hacían en procura del metal cobre, abundante en minas y yacimientos, hasta ahora apenas incipientemente explorados y explotados.

En el cuartel inferior derecho: Una escena de trabajo nos presenta la explotación que otrora rudimentariamente se hacía de ese abundante cobre, el cual, junto con yacimientos de otros materiales como cuarzo y esmeraldas, representan importantes reservas de riquezas naturales, según estudios serios y confiables, de especial significación.

En el cuartel inferior izquierdo: Se nos apunta dos (2) de las más importantes actividades del ser humano: El deporte y el estudio. Así, en la parte superior están los cinco (5) aros olímpicos, símbolo mundial del deporte, el cual nuestra juventud seborucense práctica con cariño y entusiasmo, en diversas disciplinas. En la parte inferior abierto en el evidente indicativo de que por los derroteros del estudio, Seboruco sigue escalando los más altos peldaños del progreso cultural, invita a la juventud de todos los tiempos a proseguir en la búsqueda del mejoramiento integral.

En el cuartel inferior convexo: Un canasto rústico de mimbre derrama el abundante fruto recolectado, producto del esfuerzo y tesón de los labriegos seboruquence.

Exteriormente: En la parte inferior, una cinta en lazo es símbolo de la fraternal unión que identifica, tanto a parroquianos entre sí, como a estos con los pueblos vecinos y en general, con quienes se relaciona el seborucense, siempre acogedor y hospitalario, herencia secular de sus mayores.

A derecha e izquierda: En su parte externa, dos (2) ramas del preciado café nos señalan la planta de mayor importancia agrícola de la región, con especial galardón de jerarquía nacional e internacional. 

Finalmente: En la parte inferior del escudo, se encuentran las siguientes inscripciones: en la porción derecha de la cinta, fundación 1778; en la izquierda, parroquia civil 1852; debajo, en la derecha, parroquia eclesiástica 1869; en la izquierda, Municipio autónomo 1990, para rememorar en el orden respectivo: La fundación de la primera comunidad organizada que con el paso del tiempo, daría nacimiento a nuestro actual SEBORUCO; la erección de la parroquia civil o Municipio de SAN PEDRO DE SEBORUCO (29-11-1852); la constitución canónica del curato de la Parroquia Eclesiástica del mismo nombre (23-03-1869); la institución del Primer Concejo Municipal y del Alcalde (03-01-1990), al obtener Seboruco la categoría de MUNICIPIO AUTÓNOMO, como «Unidad Política Primaria», establecida con personalidad jurídica en esta extensión del territorio Venezolano, dentro de la Organización Nacional Vigente.